Close

Siglo XXI, un montón de cambios sociales se han ido instaurando, entre ellos la opción SINGLE antiguamente mal vista como soltería, hoy en día una forma de vivir de un volumen importante de la población.

Se calcula que en España hay aproximadamente un 36 % de la población –entre solter@s, viud@s, separad@s, divorciad@s, casi 6.000.000 de personas–, que viven solos en nuestro país.

Este estilo de vida se ha alimentado de las nuevas relaciones sociales, de la necesidad de dedicarse en exclusiva al trabajo, a la libertad de ir y venir cuando se quiera, a no atarse ni comprometerse. En definitiva, a tener una capacidad de actuar e interacturar socialmente sin limitaciones.

Un porcentaje importante de esta población es gente mayor, que no ha elegido el ser single, normalmente son personas viudas, que necesitan de ayuda y que viven una soledad no recomendable para nadie. En muchos casos encerrados en residencias, geriátricos o mal llamados asilos. Esta población sufre de la necesidad de los hijos para trabajar y por lo tanto, no poder cumplir con el cuidado natural del que han contados nuestros mayores en épocas anteriores. Muchos de estos ancianos mal viven olvidados y descuidados, se han convertido en una población invisible, que se ha hecho visible por desgracia con el Covid19.

Mal nos pinta a todos nosotros sí todo evoluciona como en la actualidad, y a consecuencia de ser SINGLE, nuestra sociedad se olvida de nosotros en el futuro.

Otra parte negativa es que el SINGLE comparte gastos con su pareja; vivienda, luz, agua, impuestos, etc, por lo que tiene que controlar más su gasto.

Como vemos, ser SINGLE tiene sus pros y sus contras, depende del lado de la moneda en el que estés.

Desde Media2 hemos detectado las carencias que puedes sufrir al ser SINGLE, en el día a día y en tu futuro.

Día a día:

Ingresamos para mantener el nivel de vida, pero es necesaria la prevención ya que podemos sufrir un accidente, una enfermedad, la perdida del trabajo o cualquier circunstancia que podamos sufrir y que pueda reducir nuestros ingresos.

Ante una enfermedad o un accidente, para un Single, la necesidad más importante es una posible incapacidad temporal o una invalidez.

La incapacidad temporal normalmente la cubre la Seguridad Social, a no ser que seas autónomo y estes en la mínima cotización, y como se dice vulgarmente, no tengas ni para pipas. Para este supuesto existen los seguros de baja por enfermedad y accidente, que ayudan con un capital al día a equilibrar la economía familiar. Ahora incluso cubren la baja por Covid19.

Quiero saber más

La invalidez es «palabra mayor», y en este supuesto no veremos obligados a disponer de unos ingresos en concordancia a las necesidades: de adaptación de vivienda, de adaptación de vehículo, gastos necesarios para cuidados personales y un largo etc.

La Seguridad Social ofrece una cobertura en forma de pensión de incapacidad que en algunos casos no llega para pagar los costes de la incapacidad. En estos casos, recomendamos un seguro de vida, con un capital de invalidez 5 veces superior al de fallecimiento, ya que es la cobertura de invalidez la realmente necesaria; siempre que no se tengan cargas familiares u otras circunstancias.

¿Cuánto me cuesta?

La enfermedad y el accidente también se puede aminorar en el tiempo teniendo una buena póliza de salud que nos ofrezca una medicina privada, sin listas de espera, y con acceso a los mejores servicios, a los mejores especialistas y a los mejores hospitales, incluso a nivel internacional. Para ello trabajamos con las mejores compañías de salud a nivel nacional.

¿Te lo miramos?

A largo plazo

La vida va pasando y cada vez la sociedad nos genera más necesidades. Nos tendremos que adaptar a trabajar hasta los 70 años para que después, cuando ya seamos ancianos, nos quede una pensión normalita, nuestros gastos se habrán reducido por un lado y nos habrán aumentado por otro.

En esta situación, nos tendremos que enfrentar a la necesidad, en muchos casos, de ir a residencias e invertir en nosotros, en pisos tuteados para mayores que nos hagan la vida mucho más fácil. También tendremos que enfrentarnos a las situaciones de incapacidad por edad, por lo que necesitaremos que nos cuiden. Esto supondrá un gasto elevado, ya que nuestra expectativa de vida para aquel entonces será mucho más alta.

Por lo anteriormente comentado, tendremos que compensar la pensión y organizar nuestro ahorro de cara a una posible dependencia. Para esto utilizaremos Planes de Pensiones en unos casos, Planes de ahorro en otros y seguros de dependencia que nos ayuden el día de mañana, en el supuesto de tener que depender de terceros para ser validos.

Algo que siempre tendremos que dejar atado para no complicar a los parientes es el traslado, el envoltorio o el crematorio y el estacionamiento cuando sobrevenga el óbito. De eso se encarga el seguro de decesos.

 

¿QUIERO AHORRAR CON GARANTIA?      ¿QUE ES UN SEGURO DE DEPENDENCIA?     ¿QUE ES UN SEGURO DE DECESOS?

 

 

Esto no quiere decir que para todo el mundo será igual, nadie lo sabe y menos a una duración incierta, lo mismo vivimos hasta los 100 años, lo mismo nos morimos a los 70.

Dado que nadie lo puede saber lo mejor es prevenir, por si acaso, y seguir disfrutando de la libertad del Single para trabajar, viajar, vivir y todo aquello que pueda reportar satisfacción a las personas que han elegido este sistema de vida.

Deseamos que todos seáis felices en el estilo de vida que adoptéis.