Close

¿Te gusta viajar y vivir experiencias nuevas?
¿Eres de los que no se conforman con planes típicos?

Tanto si eres motero, como si no, te gustará viajar y vivir nuevas aventuras. Si quieres probar algo único, con múltiples beneficios, no te pierdas nuestras razones para viajar en moto.

Viajar puede ser de lo más placentero de la vida. Y si es en moto, mucho más.

Normalmente buscamos nuevas experiencias al irnos de vacaciones, porque al salir de nuestra rutina diaria el cuerpo y la mente se resetea y nos sentimos más livianos, como si nos quitáramos una mochila de encima.

Y qué decir de la mujer motera, más que una afición es un estilo de vida. Cierto es, que aún sois minoría en este mundo pero también lo es, que cada vez pisais más fuerte y que ha aumentado considerablemente la afición de la mujer a las motos. Porque pensais fielmente que ser motera es un sentimiento, una forma de ser.

Para los que sois apasionados de las motos, poco os vamos a sorprender porque conocéis muy bien todos los beneficios que aporta. Pero para aquellos que todavía no lo hayáis experimentado y os estéis planteando hacer un viaje en moto, seguro que os damos el empujón que estáis necesitando.

Nuestro lema es: Viajar sí, pero en moto mejor.

La moto, símbolo de compañerismo y solidaridad  

Aunque concebida para uso individual, la moto guarda una importante faceta social y un marcado sentido de comunidad, con pautas de conducta definidas y de obligado cumplimiento. El motero crece asumiendo los valores impagables de compañerismo, lealtad y solidaridad que suponen subirse a una motocicleta.

Además de la organización de viajes y salidas en grupo, el disfrute de la moto lleva implícito el desarrollo de numerosas y diferentes actividades. Entre las más conocidas, están las rutas, las concentraciones y los espectáculos, que permiten al motociclista dar rienda suelta de la manera más variopinta a su fuerte sentido de comunidad.

Asociaciones, grupos, clubes son otras de las inciativas que conectan a los apasionados de las dos ruedas en varias regiones del mundo. Múltiples inquietudes, con un único punto de encuentro: “vivir” la moto, que aquí repasamos una por una.

Concentraciones

Muy populares en España, debido al buen clima, a la orografía y a la favorable red de carreteras de nuestro país.

Buenos ejemplos son las dedicadas al universo Harley, como la Harley Davidson Kilómetro Cero, celebrada recientemente en Madrid, o la Barcelona Harley Davidson, paraíso de los “harleros”.

También, la popular “Pingüinos”, la mayor concentración motorista invernal en España que celebró el año pasado su 33 edición. Ha llevado a cabo acciones solidarias, como “Operación kilo” o la captación de donantes de médula.

Asociaciones

La moto ha propiciado desde siempre la creación de asociaciones y grupos, destinados al fomento y defensa de sus intereses.

La American Motorcyclist Association es la mayor en Estados Unidos. Abarca a multitud de clubes locales, actividades y eventos deportivos relacionados con el mundo de la moto.

Desde finales del siglo XX, los moteros han impulsado leyes favorables al uso de la moto. Una de las más antiguas es la British Motorcyclist Federation, fundada en Inglaterra en 1960, con el fin de lavar la imagen de rebeldía asociada a los moteros, y que ha llegado a convertirse en un activo grupo de presión político.

Clubes

El uso de la moto suele estar asociado a comportamientos y subculturas, con una actitud transgresora e inquietudes sociales. Buenos ejemplos son los famosos Scooters Riders o Café Riders en la Inglaterra de los años 50 y 60, grupos casi contraculturales por sus formas y actuación.

Espectáculos

Cada vez tienen más acogida los espectáculos de proezas técnicas o stunt riding, organizados alrededor de la moto. Una actividad que impacta por su dificultad y el abrumador sonido de las máquinas. Todo un show que atrae a numerosos aficionados. Por otro lado, hablar de nuestro país es hacerlo sobre uno de los países con más tradición en el ámbito de las dos ruedas. España es un país con tradición dentro del mundo del motociclismo y podemos apreciarlo en la gran atracción de MotoGP. Los circuitos se han convertido en lugares de peregrinaje obligado por la afición, y hasta los últimos triunfos en el Mundial de MotoGP, España ha acumulado toda una historia sobre dos ruedas que ha hecho del motociclismo español una potencia mundial.

Todas las razones del mundo

Libertad y aventura

¿Qué mejor manera de escapar del día a día que en moto? La sensación de libertad que se siente sobre dos ruedas es total, y conducir no te transporta a un destino: es el destino en sí mismo.

Será por estar en contacto con el viento, el sol, la lluvia, será porque no te sientes encerrado, porque diriges tu ruta, porque te sientes flotar, pero viajar en moto aporta una sensación tan placentera de libertad, que solo por esto merece la pena.

Por no hablar de las aventuras que puedes vivir… mil y una.

Facilidad para moverte

No hay duda de que salir en moto es muy fácil, más que un viaje organizado, que tomar un autobús, un tren o tu propio coche. Puedes moverte con más libertad porque es más fácil encontrar aparcamiento y cruzar por caminos estrechos, moverte en atascos, etc. Además, llegarás menos estresado a tu destino que en un automóvil.

Camaradería compartida

Los moteros a menudo sentimos que pertenecemos a una gran comunidad.

Compartimos un vínculo que nos diferencia de otros mundos como el del automóvil, nosotros no entramos, generalmente, en rivalidades. Solo tratamos de ayudarnos mutuamente y hacer la ruta lo más agradable posible.

La sensación de conducir nos conecta a otros moteros. Hasta tenemos nuestro propio lenguaje para comunicarnos, tanto por palabras como por señas.

Individualidad ante todo

Puede sonar contradictorio, pero que haya camaradería y buen rollo entre nosotros no quita que el viaje sea una experiencia individual la mayoría de las veces.

Nos gusta reunirnos, salir con amigos, pero ¿quién no ha cogido la moto y se ha embarcado en solitario? Es una manera de vivir en sintonía con nosotros mismos, con la naturaleza y con la moto.

Te mantiene joven y activo

Viajar en moto es una actividad que te mantiene siempre en activo. El componente social, sin duda, es emocionante, pero también lo es el viaje en sí. Aquellos que viajan habitualmente parecen ser más jóvenes y más abiertos a lo que el mundo tiene para ofrecer. Te abre la mente y te aparta del sedentarismo y la rutina.

Mejora la salud física y mental

Las motos pueden ser increíblemente buenas para tu cuerpo y tu mente. Viajar en moto es muy saludable porque hay que hacer un esfuerzo a la hora de conducir y pone en marcha nuestras neuronas. Según varios estudios, viajar en moto es muy sano: quema calorías, tonifica los músculos, mejora la actividad mental, las funciones cognitivas del cerebro, la concentración, los reflejos.

No hay terapia que supere un viaje en moto, seguramente es el mejor antidepresivo del mundo.

Dejas de ser dependiente

Cuando planeas un viaje en moto tienes que preveer varios detalles para no tener problemas durante el viaje.

En la moto llevas las maletas, los papeles, la tienda de campaña si vas de camping, herramientas, un botiquín básico, comida, … lo necesario para ser autosuficiente y parar dónde quieras.

Tienes menos comodidades, pero ganas resistencia.

Aprovechas más el tiempo

Al viajar en moto te puedes mover con mayor facilidad. Si quieres meterte por una ruta alternativa porque has descubierto algo en medio del camino, puedes. Si te tienes que desplazar por una ciudad con restricciones, tienes más facilidades. Y esto, a la larga, hace que aproveches mejor el tiempo de tu viaje.

Mejora tu conexión

La autodeterminación o empoderamiento que obtienes al conducir una moto te ayuda a apreciar las cosas simples de la vida. Tantas horas en carretera te hace estar más en conexión contigo mismo y con la vida en general. Hay más tiempo para la reflexión y la contemplación.

Es divertido, suficiente razón

Y por último y casi lo más importante y por lo que la mayoría estamos aquí, nos divierte muchísimo viajar en moto.

Solo por esto ya sería suficiente para decidirse a vivir esta experiencia. Conducir una moto es muy entretenido, te ofrece múltiples opciones, ya depende de tu habilidad y de lo la disciplina que te guste.

 

 

Y ahora nos ponemos serios, que no es broma

La seguridad nos hace libres. Conduce de forma inteligente. ¡¡¡VIVE!!!

Conducir es un acto de responsabilidad y una acción especialmente compleja, que por cotidiana pierde la importancia que realmente tiene. Anticiparnos al peligro puede salvarnos la vida y la precaución es nuestra mejor compañera de viaje.

Decidir es elegir…pero para esto tenemos que tener la oportunidad de hacerlo… para ello, en carretera, moderar la velocidad es nuestro mejor aliado. Esto nos dará el tiempo en el espacio necesario y podremos elegir. Recuerda que a 120 km/h en un segundo recorremos 33 metros y nuestro tiempo de reacción, según los psicólogos cognitivos, se calcula entre 2 y 4 segundos.

Como debemos actuar en curvas

Recuerda que en una curva debemos entrar con los deberes hechos y distribuir su espacio en cuatro zonas: aproximación, entrada, contacto y salida, alejándonos de las técnicas empleadas en los circuitos.

Si no tenemos visibilidad, no podemos decidir por dónde y cuándo, por lo tanto deberemos asomarnos para tomar decisiones.

Criterios de actuación en cruces

En las proximidades de los cruces debemos permanecer especialmente atentos… observar y buscar el peligro. No te olvides que otros conductores pueden no haberte visto.

Dos consejos:

Baja la velocidad.

Aléjate de las zonas de incorporación de otros vehículos.

Maniobras de adelantamiento

Recuerda que cuando tengamos la intención de realizar una maniobra de adelantamiento debemos garantizar que tenemos el espacio suficiente para hacerla con seguridad, sin olvidar tres cosas:

Observa al conductor del vehículo que pretendes adelantar. No te fíes, especialmente en carretera convencional y con caminos en el lado izquierdo.

Conserva amplios márgenes de seguridad para poder solucionar posibles incidencias.

Intenta siempre ver y ser visto.

Durante la noche

No podemos olvidar que si circulamos por la noche, pese a la iluminación de nuestra motocicleta, la reducción de los campos de visión es espectacular… permanece atento a la conducción, controla la velocidad y recuerda:

La reducción del campo visual en el lado hacia el que se inclina la motocicleta durante las curvas.

Si la pantalla de tu casco tiene rayas, se deformará la imagen.

Si es oscura o tipo espejo, verás con mucha dificultad.

Descanso y conducción

No conduzcas sin descansar durante más de dos horas consecutivas, aunque no te lo parezca, la capacidad de atención, fundamental para garantizar nuestra seguridad, se verá especialmente afectada.

La Carretera es un elemento VIVO

En ocasiones la gravilla, el gasoil y otras sustancias pueden tirarnos de nuestra motocicleta. No olvides que la carretera es un elemento vivo y variable. Para evitarlo, debemos permanecer atentos a la conducción y buscar lo imprevisible.

En carretera tenemos que mantener los márgenes y la distancia de seguridad. Es la única forma de darnos tiempo y espacio ante las reacciones de otros usuarios.

Debemos circular a una velocidad que nos permita detener nuestra motocicleta dentro del campo de visión… recuerda que ante una incidencia, si tenemos en cuenta tu tiempo de reacción y unas condiciones favorables de neumáticos, suspensiones, asfalto, etc., a 100 km/h necesitas más de 70 metros para detenerla.

Climatología adversa

Lluvia: Aumentaremos la distancia de seguridad, sin olvidarnos del tacto y la progresividad en el sistema de frenado y en el “gas”. La suavidad debe ser la norma imperante.

Niebla:  La niebla influye negativamente en la seguridad de la circulación al reducir el campo de visión, mojar la pantalla del casco de protección y las zonas y los elementos de rodadura. Baja la velocidad, aumenta la distancia de seguridad e incrementa la suavidad en la conducción.

Viento:  Localizaremos su dirección a través de indicadores como las copas de los árboles, anticipándonos a las posibles reacciones de la motocicleta.

Frio:  Preferiblemente, bajo la equipación de motorista, utilizaremos ropa interior térmica o calefactada. Recuerda que las manos, las rodillas y los pies son las zonas más sensibles a las bajas temperaturas. Con el frio se pueden producir inmovilizaciones o falta de sensibilidad.

Tu seguridad algo importante

Como no puede ser de otra manera deja tu seguridad en manos de profesionales. asegura tu moto siempre con un seguro de accidentes y asistencia sanitaria, nunca se te olvide que la asistencia enviase se completa.

Si tienes alguna persona que dependa de ti a la que mantener, contrata un buen seguro de vida que cubra lo suficiente y si no tienes cargas de ningún tipo asegura tu futuro de cara a una incapacidad. Ninguno de los dos seguros es muy caro y será muy importante en un supuesto accidente.

Ahorra en un seguro para tu jubilación y deja que te paguemos la gasolina en el futuro.

Somos especialistas en seguros de moto.

Qué vuestro viaje sea muy fructífero y alcancéis todas vuestras metas.

.