Close

Una vuelta al cole tan especial como peligrosa

El curso 2020/21 va a ser distinto a cualquier otro que hayamos conocido. Habrá grupos burbuja estables de convivencia, distancia social de seguridad, mascarillas y distintas medidas de prevención para evitar en lo posible nuevos contagios de coronavirus.

Toda Europa intenta actualmente reconducir esta complicada amalgama de equilibrios, hacia una deseada normalidad en la actividad escolar después de un verano y unas vacaciones raras y distintas como ningunas en nuestra historia.

Y lo está haciendo ante un horizonte incierto con la posible amenaza del coronavirus que parece acecharnos con una segunda oleada anticipándose en el tiempo en el que todos estimamos que volviera a repuntar.

Todos los países de la Unión Europea coinciden en que la vuelta al colegio de los niños es fundamental para el futuro no solo de los pequeños sino de toda la unión. Y que deben volver a las clases más pronto que tarde para intentar recuperar el tiempo perdido en horas presenciales durante los últimos meses del curso pasado.

En Alemania, que como siempre van un poco más adelantados que nosotros, han abierto sus colegios viendo la dificultad que se nos plantea. Tanto es así que algunos de ellos tuvieron que cerrar tras cinco días de su apertura.

Todos los demás países están a la expectativa para poder copiar los aciertos y rechazar los errores que cometan.

El camino principal está marcado; Hay que extremar la higiene al igual que mantener la distancia entre los niños y generalizar y normalizar las mascarillas.

Como es lógico nadie lo ve totalmente claro, por lo que existe cierta crispación tanto entre la comunidad docente como entre los progenitores, ya que esta incertidumbre ante lo desconocido puede alterar en cualquier momento todos los planes trazados.

 

Este curso 2020/21 será diferente a todos los anteriores

En España el 7 de septiembre está previsto que los niños vuelvan al colegio en casi todas las comunidades y, como es lógico, la idea y el deseo es el regreso a las aulas de manera presencial, para lo que se han ido preparando durante este tiempo estival distintas acciones con que hacer frente al aumento de brotes.

El cómo se inicia el curso va a depender de la situación epidemiológica de cada comunidad. Cada una está barajando distintas posibilidades y prevén varios escenarios según evolucione la epidemia.

Aunque existen algunas diferencias concretas de cada territorio, prácticamente todos ellos se apuntan a unos criterios comunes: la creación de grupos estables de convivencia y por otro lado la división de los centros en bloques y la adaptación de los espacios.

Además se ha creado la figura del delegado COVID o coordinadora que tendrá contacto permanente con el centro de salud más cercano.

Habrá grupos de convivencia estable en las etapas de infantil y primaria y favorecerán distintos turnos de llegada y de salida. Los centros de secundaria bachillerato y formación profesional tendrán una entrada escalonada y el acceso a las clases media hora antes en intervalos de 10 minutos.

Otras comunidades han optado por maximizar el número de alumnos por aula e incorporar personal docente.

 

 

Como no va a haber en todo el territorio nacional las mismas normas, vamos a trazar una línea general que se seguirá de momento y si la circunstancias lo permiten:

Grupos burbuja

Será una de las grandes novedades para el curso, con la creación de grupos con esta designación para los más pequeños del cole, con una ratio por clase de 20 alumnos. Sólo tendrán clases con su tutor y, como es lógico, no será obligatoria la distancia de seguridad entre ellos, ya que será imposible de cumplir.

En primaria, de tercero a sexto

En primaria, de tercero a sexto curso, sí que deberán mantener la distancia y utilizar la mascarilla. Agruparán hermanos gemelos o mellizos en la misma clase y en la medida de lo posible a los que utilicen el comedor escolar.

Grupos estables de convivencia

Tanto infantil como primaria tendrán la catalogación de grupos estables de convivencia, ya que no entrarán en contacto con el resto de alumnos, ni profesores del centro.

La entrada y la salida del centro

Todas las puertas del colegio estarán habilitadas para salida o entrada y no podrán entrar los familiares salvo necesidad expresa. Todos los alumnos accederán de forma escalonada y manteniendo la distancia social de seguridad entre ellos.

Cómo será el comedor

Los pequeños seguirán en su grupo burbuja y comerán juntos en el aula o en su comedor habitual. Los mayores, manteniendo la distancia de seguridad y si se da la posibilidad, lo hará en la propia aula.

Sintomáticos o posibles casos positivos

Lógicamente los alumnos o profesores y demás personal del centro que tenga síntomas de Covid, no deberá presentarse en el centro bajo ninguna circunstancia hasta que se le hagan las oportunas pruebas médicas.

Los alumnos con síntomas en horario lectivo se les trasladará a una sala de aislamiento antes de avisar a las autoridades sanitarias y a las familias.

Se considerará brote en el centro educativo, cuando existan tres casos positivos.

Si finalmente se optase por el cierre de los centros se utilizarían las aulas virtuales en cada nivel educativo.

Otra de las posibilidades que existe y que los padres están valorando es negarse a llevar a sus hijos al colegio durante septiembre hasta ver cómo evoluciona el problema.

Esta opción se está barajando en determinadas familias que tienen hijos con alguna enfermedad rara o con alguna discapacidad, ya que hay miedo a que estos niños se contagien  Ya que los efectos secundarios y otras complicaciones pueden ser determinantes.

La incertidumbre legal está servida.  Por un lado la ley obliga va a llevar a los niños al colegio pero también es cierto que por otro lado prevalece el amparo y la protección de la salud del menor.

La situación actual está anclada en una total incertidumbre. Las normas que deben cumplir los escolares son tantas que les va a ser muy complicado llevarlas a cabo.

Según la OMS, la vuelta al colegio en contextos de transmisión intensa del virus, es muy difícil; incluso en lugares con muy pocos casos. Hay que extremar las precauciones.

Reconocen el esfuerzo de algunos países con sus ideas innovadoras para el inicio del año escolar para prevenir el contagio del covid en los centros docentes, como por ejemplo, hacer una parte del aprendizaje presencial y otra virtual, mantener a los niños del mismo grupo juntos, y realizar escalonamientos en los horarios de accesos y salidas del centro.

Otros posibles avances en el freno al contagio son la reducción del número de profesores presentes en el colegio el mismo día, la separación de los pupitres y la utilización de la mascarilla en los casos en que sea posible.

Otra de las premisas clave que proclaman, es el lavado frecuente de manos con jabón y la figura del coordinador de Covid para mantener una férrea vigilancia a la hora de detectar posibles casos.

 

 

Todos queremos un plan común

La inquietud se apodera de alumnos, padres y profesores, viendo que la fecha de inicio del curso de aproxima y que no hay nada claro. Las aulas no parecen estar preparadas para un comienzo presencial seguro, con instrucciones y pautas poco precisas y, más si cabe, si se dan pronto los primeros positivos.

¿Que ocurrirá?, ¿qué haremos con los niños si la cosa no va bien?

Son las preguntas que nos hacemos todos. Cómo va a reaccionar el colegio, cómo lo hará el ayuntamiento o la comunidad si comienzan los brotes en las primeras dos semanas.

¿Tendrá que dejar de trabajar un progenitor para quedarse con los niños? y ¿si hago teletrabajo podré llevarlo adelante teniendo a los niños en casa?, ¿podré explicar sus dudas o incluso los temas que los profesores no harán?, ¿afectará esto a mi trabajo?, ¿a mi negocio?, …

En unas semanas todos tendremos algunas respuestas, pero la principal, ¿hasta cuando durará esto?, me temo que no tan pronto.

Ojalá todo salga bien y con responsabilidad y carácter podamos acabar con este problemón, pero si atendemos a la ley de Murphy (Si algo puede pasar, pasará), nos enfrentamos a un panorama desconocido con infinidad de escenarios adversos.

Así que así nos encontramos, ante la duda de la apertura de los colegios, si son seguros, si se adaptan a las medidas de seguridad necesarias, si los alumnos podrán cumplir esas normas establecidas y por supuesto lo más importante, como influirá esta situación en las familias profesores y alumnos

Está claro que el curso debe empezar por los niños, ya que necesitan ir al colegio no solamente para absorber conocimiento, sino también para interrelacionarse con los demás.

He aquí algunas medidas de higiene y seguridad que promueven los expertos como imprescindibles para una vuelta segura al colegio.

      • Se deberían facilitar a los centros educativos recursos de limpieza. Gel hidroalcoholico, etc.
      • Es necesario higienizar las clases durante los recreos o periodos de inactividad.
      • Debemos buscar la manera para expandir las clases, es decir situar a los alumnos a la distancia necesaria para que no se produzca el contagio.
      • Se deberían contratar más profesores de tal manera que se pudiesen reducir los grupos y que no haya una ratio tan alta.
      • Está claro que las entradas y salidas del centro han de ser diferenciadas.
      • Hay que aumentar con urgencia los recursos tecnológicos y la formación en ellos, mediante la edición de guías y manuales adaptados a profesores y alumnos.
      • Los turnos en el comedor han de estar bien diferenciados, sobre todo en el horario de los más pequeños.
      • También es necesario dotar de personal anti COVID que coordine un plan en el centro.
      • Los niños deben evitar el contacto entre ellos y debe ser algo primordial recordárselo continuamente.
      • Y por último procurar tener el aire de las aulas lo más limpio posible, manteniendo ventanas abiertas e higieneizando el transporte escolar

Ante todo debemos estar preparados por si tenemos que volver sobre nuestros pasos y retomar las clases desde casa, con lo que supone eso para todos. Seamos cautos y precavidos.

 

Para que la vuelta al cole sea mas económica si contratas un seguro con nosotros te regalaremos una caja con 50 mascarillas