Close
¿Es el vino bueno para nuestra salud?

El vino y la salud

El mundo del vino ha sufrido una gran transformación, en gran parte debido a la aparición de nuevos consumidores con diferentes necesidades. El vino, que antes era característico en élites sociales ahora es consumido por amplio sector de la población.

En la actualidad, y cada vez más frecuentemente, el vino adquiere papel protagonista en muchos sectores de nuestra sociedad y se presenta como comunicador en diferentes situaciones de nuestra vida diaria.

El vino no está hecho solamente para beberse en solitario, su mayor regalo es el poder compartirlo con los demás. Para la mayoría de la gente el vino es divertido y forma parte de nuestros actos sociales, bien sean eventos, reuniones con amigos o celebraciones.

.

Pero… ¿el vino es bueno para ti?

A menudo oímos o leemos que el vino tinto contiene poderosos antioxidantes y muchas fuentes que indican que beberlo tiene beneficios médicos. ¿Y qué dice la investigación?

Los investigadores han estudiado ampliamente el vino, especialmente el vino tinto, por sus posibles beneficios médicos.

Este artículo observa la evidencia detrás de los beneficios del vino tinto, junto con las advertencias médicas y discute si las personas deberían tomarlo.

.

Beneficios médicos

El vino tinto ha sido parte de los eventos sociales, religiosos y culturales durante cientos de años. Los monasterios medievales creyeron que sus monjes vivían más tiempo, en parte, por tomar regularmente vino tinto.

En los últimos años, la ciencia ha indicado que esto podría ser cierto.

De acuerdo con un estudio de 2018, aunque concretamente no existen recomendaciones oficiales con relación a estos beneficios, tomar vino tinto en moderación tiene relación positiva con:

    • enfermedad cardiovascular
    • aterosclerosis
    • hipertensión
    • ciertos tipos de cáncer
    • diabetes tipo 2
    • trastornos neurológicos
    • síndrome metabólico

.

¿Cómo podría el vino tinto mejorar la salud?

El vino tinto puede obtener sus beneficios médicos de sus efectos antioxidantes, antiinflamatorios y reguladores de lípidos.

El vino tinto, hecho de uvas oscuras exprimidas, es una fuente de resveratrol relativamente rica, un antioxidante natural en la piel u hollejo de las uvas.

Los antioxidantes reducen el estrés oxidativo del cuerpo. El estrés oxidativo tiene clara relación con muchas enfermedades, incluyendo el cáncer y las enfermedades cardíacas.

Existen muchos alimentos antioxidantes saludables, incluyendo frutas, nueces y verduras.

Las uvas y las bayas enteras son mejores fuentes de resveratrol que el vino tinto, y debido a los riesgos médicos relacionados con beber alcohol, obtener los antioxidantes de los alimentos es muy posiblemente más saludable que beber vino.

Las personas necesitarían tomar mucho vino tinto para que el resveratrol tenga algún efecto, lo cual podría hacer más mal que bien.

Dicho esto, a la hora de elegir entre las bebidas alcohólicas, el vino tinto puede ser más saludable que otros.

Las siguientes secciones observan más estrechamente los posibles beneficios médicos del vino tinto.

1. Salud cardiovascular

Muchos estudios a través de los años han demostrado una relación positiva entre beber vino tinto moderadamente y una buena salud cardíaca.

Un informe de 2019 revelaba que tomar vino tinto está relacionado con un riesgo más bajo de la enfermedad cardíaca coronaria, la cual es una causa principal de enfermedad y muertes en Europa.

Los autores concluyeron que el vino tinto podría tener efectos cardioprotectores.

Sin embargo, la Asociación Americana del Corazón (AHA, en inglés) indica que dichos estudios no muestran la relación de causa y efecto. Otros factores podrían ser una causa. Por ejemplo, las personas que toman vino tinto con moderación, también pueden tener un estilo de vida saludable o una dieta mediterránea.

También indican que el exceso de alcohol puede dañar directamente el corazón. Para estar seguras, las personas deberán permanecer dentro de las directrices oficiales de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), que definen beber moderadamente como:

    • 1 copa de vino al día para las mujeres
    • 2 copas de vino para los hombres

 

.

2. Salud intestinal

Un estudio de 2018 informa que los polifenoles del vino tinto y las uvas pueden mejorar la microbiota intestinal, lo que contribuye a intestinos saludables.

De acuerdo con una investigación anterior, los compuestos del vino tinto también pueden actuar como prebióticos, los cuales son compuestos que fomentan la bacteria intestinal saludable.

En 2016, los investigadores sugirieron que el vino tinto podría reducir el riesgo de enfermedades cardíacas a través de sus efectos en el microbioma intestinal.

Sin embargo, la investigación es limitada, y los médicos necesitan más evidencia antes de comprender los verdaderos efectos del vino tinto en la salud intestinal.

3. Diabetes tipo 2

Un estudio de 2015 ha demostrado que tomar una copa de vino tinto para la cena “disminuye moderadamente el riesgo cardiometabólico” en las personas con diabetes tipo 2 y que tomar moderadamente el vino tinto es por lo general seguro.

Los científicos creen que el etanol en el vino juega una función determinante en metabolizar la glucosa y que los ingredientes sin alcohol también pueden contribuir. Indican que se requieren más investigaciones para confirmar los hallazgos.

Cualquier persona con diabetes debería verificar con su médico antes de tomar alcohol.

4. Presión arterial

De acuerdo con la Asociación Americana del Corazón (AHA), el resveratrol, el famoso antioxidante del vino tinto, puede reducir la presión arterial e incrementar los niveles de colesterol HDL (bueno).

En el 2006, los científicos informaron que los compuestos del vino tinto llamados procianidinas ayudan a mantener los vasos sanguíneos saludables.

Muchas personas creen que las bebidas alcohólicas las relajan, pero los resultados publicados en el 2012 indican que el vino tinto sin alcohol también puede reducir la presión arterial. Esta podría ser una opción más saludable.

Sin embargo, es importante notar que tomar demasiado alcohol puede causar presión arterial alta y arritmia o un ritmo cardíaco irregular.

5. Daño cerebral después de un episodio cerebrovascular

Un informe de 2015 informa que el resveratrol puede ayudar a proteger contra el daño cerebral secundario después de un episodio cerebrovascular o una lesión al sistema nervioso central. Esto se debe a sus efectos positivos en la inflamación, estrés oxidativo y muerte celular.

Sin embargo, estos estudios muestran los efectos del resveratrol en lugar del mismo vino tinto.

6. Pérdida de la visión

El resveratrol también puede ayudar a evitar la pérdida de la visión al reducir la inflamación y estrés oxidativo, de acuerdo con una investigación de 2016.

Muchas formas de condiciones oculares relacionadas con la edad que causan pérdida de la visión involucran estos factores, incluyendo:

    • glaucoma
    • cataratas
    • retinopatía diabética
    • degeneración macular

7. Cáncer

Algunas investigaciones indican que tomar vino tinto con moderación podría reducir el riesgo de ciertos tipos de cáncer.

Sin embargo, el Instituto Nacional del Cáncer dice que existe una fuerte evidencia de que tomar alcohol puede causar ciertos tipos de cáncer, especialmente si lo ingerimos en exceso con el tiempo.

Esto es en parte porque incrementa las toxinas en el cuerpo, daña los tejidos del cuerpo y crea oxidación. Esto significa que los posibles efectos adversos del alcohol pueden superar cualquier beneficio del resveratrol.

El Instituto Nacional del Cáncer relaciona el uso del alcohol con una diversidad de tipos de cáncer, incluyendo el cáncer de boca, garganta, hígado, mama y colon.

Para la mayoría de las personas, disfrutar el vino tinto con moderación es seguro, pero es importante tener presente que tomar alcohol en exceso es dañino.

8. Demencia

De acuerdo con un informe del 2018, los investigadores han encontrado un mayor riesgo de demencia en las personas que se abstienen de tomar vino.

Los autores indican que esto podría ser debido a los efectos neuroprotectores de los polifenoles y otros compuestos en el vino que pueden reducir la inflamación y alterar el perfil de lípidos en el cuerpo.

9. Depresión

Un estudio de 2013 en 5.500 personas durante 7 años demostró que aquellas personas que tomaban entre 2 y 7 copas de vino a la semana tenían niveles más bajos de depresión.

También informaron que las personas que tomaban en exceso estaban en mayor riesgo de depresión.

.

.

10. Enfermedad hepática

El alcohol es una causa común de la enfermedad hepática. Sin embargo, un consumo moderado de vino tinto se relaciona con una buena salud hepática en algunos contextos.

De acuerdo con un estudio del 2018, el consumo modesto de alcohol, particularmente vino, se relaciona con menor fibrosis hepática en las personas con la enfermedad del hígado graso no alcohólico.

Ahora bien, el impacto del vino tinto en la salud hepática es complicado. Aunque proporciona antioxidantes y reduce el estrés oxidativo, tomar también puede incrementar el ácido úrico y los triglicéridos, que causan daños al hígado.

Por lo tanto, las personas que actualmente tienen enfermedad hepática deberían evitar el alcohol por completo.

11. Vida más prolongada

Tomar vino tinto moderadamente puede reducir el riesgo de algunas enfermedades crónicas, como comentamos anteriormente, se dice además que puede ayudar a las personas a vivir más.

Sin embargo, esto posiblemente se debe a factores de desviación, como la dieta. Por ejemplo, el vino tinto es una adición común a la dieta mediterránea, un patrón de alimentación que tiene relación establecida con una buena salud y vida prolongada.

..

Advertencias

El consumo de vino puede tener algunos beneficios médicos, pero tomar demasiado de cualquier tipo de alcohol puede incrementar los riesgos para la salud.

Además, indican que 1 de cada 10 muertes entre los adultos de 20 a 64 años de edad se relacionaron con el consumo excesivo de bebidas.

Los riesgos del uso excesivo de alcohol incluyen:

    • problemas cardíacos
    • problemas cerebrovasculares
    • enfermedad del hígado graso
    • daño hepático
    • trastornos de salud mental
    • ciertos tipos de cáncer
    • pancreatitis

Las personas también pueden experimentar intoxicación alcohólica y trastornos por consumo de alcohol. El consumo excesivo de bebidas es particularmente dañino para la salud.

.

¿Debería tomar vino tinto?

Para la mayoría de las personas, disfrutar una copa o dos de vino tinto todos los días puede ser parte de una dieta saludable.

La clave es la moderación. Sin importar los posibles beneficios para la salud, consumir exceso de alcohol puede ser más dañino que beneficioso.

A pesar de cualquier posible beneficio, las instituciones de la salud no recomiendan que las personas empiecen a tomarlo, o tomar más por ningún motivo.

Finalmente, muchos de los beneficios relacionados con el vino tinto se deben a las propiedades benéficas del resveratrol. Por lo tanto, comer uvas y bayas puede ser una opción más saludable.

En resumen

Tomar vino tinto con moderación puede tener ciertos beneficios, como mejorar la salud cardíaca, intestinal y cerebral. Esto se debe a que contiene compuestos con efectos antioxidantes, antiinflamatorios y para mejorar los niveles de lípidos.

Tomar alcohol no es seguro para nadie y tomar más de la cantidad moderada puede causar graves problemas de salud.

.

.

.

5 aspectos que indican que que el vino podría ser bueno para la salud

Algunos estudios científicos han podido constatar que el vino es bueno para la salud. Evidentemente, esta afirmación tiene matices, alguno de ellos importantes, como que sus efectos beneficiosos sólo se producen cuando el vino se toma con moderación. Con ello, tal vez sería mejor decir que tomar una o dos copas de vino puede ser bueno para la salud y hasta recomendable. ¡Permaneced atentos, amantes del vino!

1. El vino tiene un efecto antiinflamatorio

Los efectos saludables del vino se deben a algunos de sus componentes. El etanol es el componente alcohólico del vino y, como tal, tiene un efecto antiinflamatorio que se produce tanto en el vino como en otras bebidas alcohólicas. Sin embargo, también la presencia de polifenoles en el vino, ocasiona un efecto sinérgico que potencia el efecto antiinflamatorio y la protección cardíaca.

2. El vino aumenta la capacidad antioxidante

Cuando los polifenoles que contiene el vino son metabolizados, pasan a la sangre y tienen la propiedad de aumentar la capacidad antioxidante del cuerpo. Actúan así de forma selectiva, frente a los radicales libres y son, por tanto, efectivos contra el envejecimiento celular. En el vino hay varios tipos de polifenoles, con lo que aumenta su capacidad de protección frente a diferentes tipos de células.

3. El vino reduce el colesterol

Otra propiedad de estos compuestos fenólicos, procedentes de la piel de la uva, es su capacidad de absorción de una enzima que está relacionada con la formación del colesterol malo, con lo que se puede afirmar que el vino reduce el colesterol.

4. El vino previene las enfermedades periodontales

Las bacterias que originan las enfermedades periodontales son capaces de estimular la formación de radicales libres por parte de células inmunes. Estos radicales son absorbidos por los polifenoles del vino, reduciendo notablemente la actividad de estas células. Además, estos compuestos son también capaces de absorber los radicales libres que se generan en la propia inflamación de las encías enfermas.

5. El hierro del vino previene la anemia

El vino es una sustancia rica en hierro y es una fuente natural de ingesta de esta mineral cuya carencia produce la anemia. Este efecto se ve reforzado por la presencia del etanol, ya que el alcohol aumenta la absorción del hierro.

Pero, además, tomando un vaso de vino tendrás un aporte de vitaminas A, B y C, de magnesio, beneficioso para los huesos, y de zinc para fortalecer el cabello.

¡Qué más se puede pedir!

La salud, divino tesoro. En Media2, recomendamos tomar vino con moderación y si quieres saber si te está sentando bien su consumo, te aconsejamos también contratar un buen seguro de salud.
Sin perdidas de tiempo, con chequeos periódicos, multitud de especialistas, los mejores hospitales, las mejores compañías, ACUNSA (Clínica Universidad de Navarra), CASER, DKV, FIATC, SANITAS y muchas más.

Consulta nuestra oferta