Close

La bicicleta está «desatada» y se multiplica por siete su uso en esta nueva normalidad.

Según avanzamos en esta, y hasta que pasen unos días que permitan obtener datos reales del comportamiento del virus, aumentan las dudas. La primera e inmediata tiene que ver con el transporte. ¿Cómo podremos desplazarnos garantizando la seguridad sanitaria? El transporte público es el que genera más incertidumbre. Se prevé más complicado mantener las distancias recomendadas entre pasajeros. Entretanto, alternativas minoritarias no hace tanto, resurgen con fuerza. El uso de la bicicleta se multiplicará por siete tras el confinamiento, debido a que la pandemia del coronavirus dejará su huella en la sociedad, que preferirá optar por desplazarse en transportes que no supongan contacto personal con otros ciudadanos.

El 20% de las personas que utilizaba el transporte público para acudir a su puesto de trabajo antes de la pandemia, ahora lo hará a través de medios privados y hasta una cuarta parte de quienes se desplazaban andando usará su vehículo tras el estado de alarma.

Comprar una bicicleta se ha convertido en misión imposible. La desescalada y la nueva normalidad ha animado a muchos españoles a adquirir una y tanto grandes superficies como tiendas especializadas reconocen no tener mercancía suficiente.

«Lo que más se pide son bicicletas para desplazarse por la ciudad y comenzar a hacer ejercicio»

Los expertos auguran que el uso de la bicicleta se multiplicará por siete para evitar contagios. Este “auge” también se ha dejado notar en la búsqueda de bicicletas a través de internet, que ha aumentado un 7% en las últimas semanas y se ha disparado un 138% desde el inicio del estado de alarma.

Las cifras llaman la atención teniendo en cuenta el punto de partida. Una encuesta anterior sacaba a relucir que el 60% de los españoles nunca se había planteado desplazarse en bicicleta al trabajo o a clase. De entre quienes consideraron inicialmente utilizarla, hasta el 41% lo descartó porque pensó que hacerlo era peligroso.

«Muchas tiendas, comercios y plataformas ‘online’ se han quedado sin ‘stock’ de este tipo y ahora todos quieren reabastecerse de modelos económicos, urbanos e híbridos»

Con el objetivo de fomentar el uso de la bicicleta para ir al trabajo, algunas localidades españolas han instalado aparcabicis en sus diferentes barrios. Sin embargo, la Dirección General de Tráfico (DGT) ha pedido a los ciudadanos y a las empresas que planifiquen sus desplazamientos, para prevenir congestiones, ya que en algunas ciudades como Madrid el tráfico ya ha subido un 10% respecto a las semanas precedentes.

Indican también un aumento del uso de los coches de alquilercuyas suscripciones han crecido un 200%, al igual que las motos y los patinetes eléctricos.

Los desplazamientos al trabajo generan inquietud y preocupación. Activar nuevos focos de contagio con concentraciones –aunque controladas- de gente en el transporte público, podría hacernos retroceder a fases severas de confinamiento. Pero tampoco se puede posponer mucho más la decisión. La economía no resistirá paralizada mucho más tiempo.

En momentos en los que reinventarse supone un mecanismo de supervivencia más que una estrategia, la bicicleta se sitúa en el ojo del huracán mediático como el medio de transporte que mejor se ajusta a las nuevas circunstancias.

Bicicletas para uso diario

Hay varios tipos y precios de bicicletas. En 2019 en España se vendieron algo más de un millón,la mayoría de montaña (39%), seguidas de las de niños (31%), de ciudad (12%) y eléctricas (11%). Tras las infantiles, las más económicas son las de ciudadprecisamente las que busca ahora la gente. Su precio medio, 260 euros.

El punto de inflexión, se intuye, fue que Sanidad recomendara ir al trabajo en vehículo privado (coche, moto o bicicleta) o a pie. «Durante el confinamiento vimos imágenes de policías parando a ciclistas pensando que estaban haciendo deporte, sin entender que la bicicleta es un vehículo más. De hecho, mucho personal sanitario la utilizaba para ir a sus puestos de trabajo. Todo cambió con la recomendación de Sanidad», continúa. «A partir de ahí, una vez abiertas las tiendas, se reactivó».

Además de las urbanas, aumentan las ventas de bicicletas de montaña y eléctricas. «Es cierto que mucha gente pide de primer precio. Pero en nuestra tienda los primeros precios están en torno a los 400 euros. Nos centramos en una gama más alta», indican los comerciantes. «Y en bicis de 400 a 1.000 euros está siendo una barbaridad. Se nota en montaña y en eléctrica, donde el crecimiento es brutal desde hace tiempo».

El seguro para bicicleta y el seguro personal ¿son útiles?

Está claro que la seguridad es una de las principales preocupaciones de los ciclistas, porque la realidad es que hace tiempo que se viene debatiendo sobre la obligatoriedad o no de este tipo de seguros para bicicleta y ciclista. Pero seguro que lo que en realidad nos preocupa es si son útiles, si es interesante, importante y sobre todo, si es rentable tener un seguro de este tipo.

El aumento general del número de ciclistas, tanto en carretera como en mountain bike, así como la ausencia de una normativa clara y rotunda frente a las imprudencias de los conductores y a su falta de educación vial para rodar en un entorno compartido con los ciclistas, ha hecho que muchos ciclistas se planteen tener algún tipo de seguro.

Asegura tu bici

Normalmente, por varias razones, lo primero en asegurar es la bicicleta. Así es, porque el seguro para bicicleta se ofrece en la mayoría de las ocasiones en el momento de la misma compra de una bici nueva.

Si tu bici supera los 4000€ es bastante probable que tengas un seguro para bicicleta o que hayas considerado tenerlo. Es lo lógico.

A la hora de buscar un seguro para bicicleta, ten en cuenta varios aspectos fundamentales. En primer lugar, guarda la factura de tu bicicleta, porque para formalizar el seguro te la requerirán. En segundo lugar, ten en cuenta que estos seguros mayormente cubren el cuadro y no los componentes de tu bici. Si haces un seguro para bicicleta intenta que tenga más coberturas porque en caso de accidente, si el cuadro no se ve afectado, puede que no te cubra. Si el cuadro sí está afectado, no tendrás problema para cuadro y componentes.

También ten en cuenta que las coberturas a menudo quedan exentas de cubrir daños en competición. Si piensas competir, y no solo entrenar y rodar por ahí de forma autónoma, busca un seguro que también te cubra la bici durante pruebas competitivas.

Y, por último, considera un seguro para bicicleta que incluya también el robo. No es la primera vez que roban una bicicleta y su dueño se queda con cara de tonto cuando descubre que su seguro de bicicleta no cubría robos. Una sorpresa seguro que bastante desagradable. Así que pide que incluya el robo.

Un seguro para ti, ciclista

El seguro personal o el seguro de responsabilidad civil son dos seguros que amparan al ciclista, así como los daños que este pueda sufrir u ocasionar. Este tipo de seguros se realizan sobre todo pensando en daños a terceros, pero hay muchos tipos que protegen al ciclista en sí. De hecho, las licencias federativas suelen incluir cobertura por parte de un pequeño seguro personal para accidentes del propio ciclista.

Si participas en eventos competitivos o cicloturistas, sabrás de sobra que los ciclistas con licencia no necesitan un seguro ciclista, ya que están cubiertos. Sin embargo, los ciclistas sin federar pagan normalmente un extra sobre el precio de inscripción. Esa cantidad, es para el seguro personal del ciclista durante el día del evento.

Si buscas un seguro personal más allá del que incluya la licencia federativa, mira bien la póliza para saber qué incluya, qué cantidades de dinero por daños personales por accidente, qué cantidad de dinero o servicios de asistencia sanitaria, asistencia en viaje y amparo internacional en caso de que te guste cruzar la frontera en bicicleta. No todos los seguros de bicicleta o de ciclista te cubren en todas las regiones, así que presta atención a este punto.

Por otro lado, servicios que podrían interesarte y que suponen muy poco coste añadido, serían los de defensa y protección jurídica, que te pueden ayudar en caso de que en un accidente no esté muy claro quién es el responsable del mismo. Sobre todo en este caso no tienes que hacer la reclamación al que te ha causado el daño, de eso se encarga la compañía.

La duda en torno a si hacerte un seguro para bicicleta o para ti mismo o para ti misma es una pregunta sin respuesta, también existen seguros que con una sola póliza de das cobertura a la bicicleta y a tí. Simplemente pregúntate si lo consideras oportuno, si el coste del mismo compensa con creces la protección de tu bicicleta en caso de que sea de alta gama, y si el seguro personal lo crees necesario para sentirte más seguro y circular sin preocupaciones por si pasase algo. Si eres más de prevenir que de curar, infórmate, porque hay pólizas muy económicas y con coberturas muy aceptables (hay seguros desde unos 25 euros anuales. Pero no es obligatorio. Así que, por supuesto, la última decisión para el seguro de bicicleta o personal es tuya.